NOTICIAS

23 de julio de 2019

Remakes, sirenas y dragones que dan pie a nuevas polémicas [Opinión]

Ariel Negra

Esta podría ser considerada la tercera entrega de una trilogía de artículos de la que, sinceramente, espero que no haya más. Y lo digo en serio, porque francamente esto sería una señal más de que algo está fallando estrepitosamente.

Me refiero a que, en anteriores artículos, hemos reflexionado sobre el fandom y las polémicas asociadas a Star Wars, Juego de Tronos, o a directores que no se atreven a trabajar para grandes franquicias por miedo a lo que una horda de payasos puedan vomitar sobre ellos porque no les gusten las decisiones creativas que tomen. Y personalmente no es que me entusiasme abordar estos asuntos porque no me gusta alimentar polémicas ni hablar de ellas. Creo que hay cosas más importantes, pero por desgracia, esto ya no es cuestión de unos pocos iluminados que en un momento dado se les calienta la boca y dicen alguna salvajada; algo que, por cierto, y como persona que soy, a mí también me ha ocurrido en otras ocasiones.

Recuerdo perfectamente cuando comencé a escribir crítica de cine hace ya casi ocho años. Parece toda una vida, y casi que lo es. Al principio no sabía muy bien qué tono era el adecuado, si había que utilizar un lenguaje más o menos especializado o si debía dejar vía libre a mis propias opiniones, que como es sabido, son subjetivas. Lo que tiene el aprendizaje es que uno va puliendo esos detalles. Y modestia aparte, creo que en la actualidad he mejorado respecto a mis complicados comienzos.

Esto es muy sencillo. El cine, la literatura, la televisión, no son más que entretenimientos que nos ayudan a desconectar del lado más pesado de nuestras vidas (trabajo, facturas, impuestos, más impuestos, infierno fiscal, cuñados pesados etc.) y nos hacen pasar un buen rato. ¿Por qué demonios nos enfadamos? En serio lo digo, yo hace tiempo también me indignaba por alguna chorrada, pero de verdad, ahora lo pienso y digo: ¿Por qué no emplear mi energía en algo productivo? En fin, mejor me centro e intento transmitiros lo que pienso tras reflexionar detenidamente acerca de varias cuestiones actuales.

Lashana Lynch será la agente 007
El anuncio de que Lashana Lynch será la nuieva agente 007 también traerá cola

Da igual del género o el formato. El ser humano está hecho de historias. Todo lo que nos rodea tiene una historia. Nos gusta que nos cuenten cosas, ya sea a la luz de una hoguera o en el salón de nuestras casas con todo apagado y para llevarnos un buen susto. Somos historias, nos gusten o no nos gusten. Parafraseando a Robert Langdon, “Nadie odia la Historia, solo nuestras propias historias”, y es que a medida que pasa el tiempo compruebo que el profesor de Harvard que interpreta Tom Hanks, tiene mucha razón. Sobre todo, si hablamos de nuestra querida patria mediterránea. Un día si alguien quiere, le dedicamos un espacio al maltrato que nos gusta hacer de nuestra propia historia, pero ahora no voy a meterme en ese jardín de espinas, que ya bastante delicado es meterme en otro quizás más urgente dada la temática de este blog.

Y sí, tengo que hablar de Disney y de sus remakes live action como lo llaman los modernos. Prefiero llamarlo sencillamente nueva versión y ya está, que creo que ya estamos suficientemente colonizados por los anglicismos absurdos. Porque estas últimas semanas llevamos ya dos nuevas polémicas en Facebook y en otras redes sociales, alimentadas por esa supuesta “opinión pública”, que como dice Javier Marías, en realidad no hay nadie real detrás de dicha opinión, porque seguramente sean cosas generadas por bots o trolls que tienen ganas de divertirse un rato a costa de escuchar a algún simple quejarse amargamente de una cosa que no tiene la mayor importancia. Porque estas páginas, seamos realistas, es de lo que viven. De la indignación, de la ira, del resentimiento. Y las alimentamos con ello, en vez de usarlas para algo mucho mejor, como hablar de las cosas que son verdaderamente importantes. Sobre todo en materia de Cine. Como ya dije en otro artículo: ¿Por qué no podemos, sencillamente, estar agradecidos por tener la oportunidad de disfrutar de estas películas? Porque hay millones de personas que no pueden, que ya tienen suficiente con preocuparse por sobrevivir diariamente, sin tener siquiera agua corriente. Pero no. Es mucho mejor cabrearse por absolutas gilipolleces como que la nueva Sirenita es negra, o que el dragón Mushu no sale en la nueva película de Mulán. Pues genial, sigamos quejándonos por estupideces de estas que lo único que conseguiremos será una cosa: quedar retratados como idiotas.

Y es que estas dos cuestiones, como parece ser habitual últimamente, afectan de nuevo a Disney. Hace tiempo ya que la Casa del Ratón ha decidido dejarse llevar por el marketing y preocuparse solo de generar dinero. Ya se me hacen lejanos los tiempos en los que arriesgaban con productos como John Carter o Tomorrowland. Películas a las que se les podrán poner infinitas pegas, pero que por lo menos, tenían un factor común: el riesgo. La apuesta por contar algo diferente. Seguramente sea eso lo que hizo que a nadie más que a un servidor y cuatro más nos interesasen estas películas, quizás sea que el público ya solo quiere ver repeticiones eternas de lo mismo. Sinceramente, yo lo llevo pensando ya un tiempo. Pero quiero tener esperanza en que hay una parte del público que todavía tiene algo de sentido común y también criterio. Porque todavía hay mucha gente que disfruta del Cine como un arte y que están cansados de contemplar productos vacíos y superficiales que solo tienen efectos digitales.



Pero bueno, la cuestión es que Disney ha escogido el camino de las rentas. Viven de sus glorias pasadas, de ahí los remakes actuales, y de franquicias compradas a terceros como Star Wars y Marvel. Aceptando este camino, ahora ejerzo de abogado de la casa del ratón. Si Disney toma la decisión de hacer estos remakes, supongo que será porque piensan que mediante su actualización para el público actual, podrán abordar las historias desde una perspectiva diferente. De hecho, hasta donde tengo entendido, en eso consiste un remake ¿no? En hacer una versión nueva y diferente de la original porque se va a contar lo mismo desde otra óptica. Algo que les ha costado francamente conseguir, porque hasta este año con Dumbo y Aladdin, creo que no han logrado ese sano equilibrio entre la cinta original y el ser capaces de aportar algo nuevo. Ha habido mucha gente a la que Dumbo no le ha gustado y personalmente defiendo mucho esta película precisamente porque no es el “Dumbo de Disney” sino el Dumbo de Tim Burton, alguien que ha sido capaz de darle al personaje una entidad propia y también de contarnos a través del contexto, cosas importantes como los daños producidos por la guerra o la fiebre del capitalismo previo a la gran depresión.

Por otro lado, Aladdin sin duda, es un musical. Por tanto la forma de narrarse es totalmente distinta a su predecesora. Además de que hay un subtexto muy interesante acerca de la superación personal, de que siempre tenemos elección aunque hayamos nacido en el peor barrio de todos. Guy Ritchie ha conseguido darle una nueva dimensión a la historia, lo cuál , bajo mi punto de vista, convierte a Aladdin en un buen remake.

Pero claro. Como se le ocurra a Disney insinuar que se aparta lo más mínimo del estilo original… en fin es que el nivel de estupidez es bastante alto. ¿Qué pasa porque la nueva Ariel sea negra? Noticia de última hora: Las sirenas no existen, son criaturas mitológicas. Y como tal, su aspecto variará según la cultura. De hecho, creo que Disney Channel hace muchos años hizo una serie con tres sirenas adolescentes, una de las cuales, era afroamericana y no ha pasado nunca nada, vamos, que nunca he escuchado ninguna queja. En la actualidad hay dos series de sirenas, una en HBO y otra en Netflix. En la de HBO creo que hay otra sirena negra…¿Y qué? ¿Es que la raza define al personaje de alguna forma? Yo ya no sé si estas protestas son racismo. Más bien creo que son el resultado del puro aburrimiento y de que hay mucha gente que ya no es que no trabaje, sino que tiene una vida muy vacía y carente de sentido.

Fandom Zombie
Parte del fandom, se ha convertido en una turba dispuesta a
devorar a todo aquellos que no haga las cosas tal y como ellos desean e
ignorando los gustos del resto y los trabajos de los profesionales
Igual que el rumor, que solo es un rumor y no hay nada confirmado, de que Mushu, el dragón de Mulán, no va a salir en su remake, del que recientemente ha salido un teaser. Yo me pregunto de verdad sino estamos entrando en una espiral preocupante de delirium tremens. Vuelvo a decir lo que ya he dicho: ¿QUIÉNES DEMONIOS SE PIENSAN LOS HATER QUE SON PARA DECIRLE A DISNEY, A WARNER, A QUIEN SEA, CÓMO SE TIENEN QUE HACER LAS PELÍCULAS? Queridos fanáticos, a ver si nos enteramos, para ellos solo somos números, ni yo soy nadie, ni vosotros no sois nadie, no sois nada, solo eso, gente triste y aburrida. Por favor, dejadnos a los que nos gusta el cine, que lo disfrutemos, y que podamos ver las cosas que nos propongan sin ningún tipo de contaminación por vuestra parte.

Soy consciente de que este ruego va a caer en saco roto, pero, aun así, lo hago. No por mí, en serio, no lo hago por mí, sino por todos los que aun son capaces de disfrutar del arte y del entretenimiento con total normalidad. Que solamente es esto, entretenimiento, nuestra vida no depende de él.

Poco más voy a decir, salvo quizás: DEJAD QUE LAS PELÍCULAS SE ESTRENEN ANTES DE CRITICARLAS. QUIZÁS SEA MEJOR VER LAS COSAS PRIMERO Y ANALIZARLAS CON CALMA. Pero ya imagino que todo esto no va a servir de mucho. Pero sí que me gustaría que estas palabras nos llevaran a pararnos un momento, guardar silencio, y pensar, reflexionar. Pensar en las consecuencias que esto puede traer de cara al futuro, porque estas actitudes, son la muerte del arte. Porque si lo único que quiere el público son permanentes repeticiones de lo mismo, entonces ¿De qué sirve la creación?

5 comentarios:

Narepa dijo...

Como bien se indica en el artículo "Las sirenas no existen, son criaturas mitológicas. Y como tal, su aspecto variará según la cultura."
La problemática de que la sirenita de la nueva adaptación de Disney sea negra, es precisamente esa.
No estamos hablando de UNA sirenita cualquiera, si no de LA sirenita, la del cuento de H.C.Andersen y su origen es danés, por lo que (según la cultura de la que proviene) es blanca.
Como bien dices no hay problema en que haya sirenas negras, blancas, asiáticas e incluso con aspecto de pez.

Que la sirenita del cuento danés sea negra es tan contradictorio como que Pocahontas sea blanca....

Julian Rosas dijo...

El comentario anterior tiene razón la raza de un personaje depende de la cultura de origen de éste mismo, pero al ser Remake y como se ha visto en las películas del UCM donde le cambiaron el origen a algunos personajes, siguiendo por el mismo camino DISNEY puede simplemente cambiar el origen de la sirenita.

Aun así estoy de acuerdo con el artículo, esperemos que salga la película, veamosla y ahí si podemos decir si es buena o mala.

J.J. González Haro dijo...

Narepa: Somos defensores de que se mantenga la fidelidad a lo originalidad, pero no a que se monten escandalos por tonterías mayusculas. EL problema de estas cosas es que acaban influyendo en el publico y en los productos y queremos ver obras que sean lo que el director/guionista pensó en su momento. Ya despues de verlas, habrá tiempo para quejarse de lo que queramos.

Julian Rosas: Hemos visto mil cambios y siguen sorprendiéndonos. Como bien dices, veamos el resultado final y decidamos despues si merecen un golpe de remo...

Julian Rosas dijo...

J.J. Gonzales Haro: Si, hay que esperar que se estrene haber que tal queda el producto final.
No se porque alguno piensas que al hacerla en live action van a ser una copia exacta de la animada, pueden presentar algunos cambios sin afectar la trama principal.

J.J. González Haro dijo...

Julian Rosas: Supongo que ese pensamiento es porque Disney ha hecho algunos experimentos en esa línea, pero bueno, ahí tenemos también Dumbo, que es muy diferente. ¡A ver qué tal sale!

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *