NOTICIAS

12 de noviembre de 2018

La Mujer de la Montaña [Críticas Festival de cine Europeo de Sevilla 2018]

Después de rodar 1.500 km hasta Roma, el Festival de Cine Europeo de Sevilla nos propone escalar una montaña, de una forma muy especial…

Crítica "La Mujer de la Montaña" (Woman at War)

Una mujer con un arco en medio de un gran pasaje, apuntando a una torre de electricidad cuyos cables se rompen en forma de clave de sol, y un dron. Surrealismo, naturaleza, música y acción y, por si eso no bastara, comedia y un poquito de amor, hacia muchas cosas y mucha gente. Por tener, la mujer de la montaña tiene hasta un título que suena mejor en su versión española. Siéntense, contemplen el paisaje, y disfruten de este concierto visual.

La tercera película del islandés Benedikt Erlingsson es más que la historia de una mujer que lucha contra la industria para salvar un mundo que se nos viene abajo. Es la historia de un mundo que lucha por ser salvado y encuentra la ayuda en los rincones más recónditos y preciosos de la tierra y del corazón. Es la historia de cómo ese mundo puede contenerse en una pequeña personita. La historia de la fraternidad. La historia de cómo la música y el absurdo –o el absurdo y la música- hacen la historia.

Si el trabajo por partida doble de Halldóra Geirharðsdóttir es de alagar, no lo es menos la fotografía de Bergsteinn Björgúlfsson ni, por supuesto, la música de David Thor Jonsson. A la primera no le basta con hacer de ella y de su hermana gemela, sino que lo mismo dirige un coro delicadamente, que se calza las botas y echa a correr –con buen estilo- en medio de las rocas a lo Cary Grant en Con la muerte en los talones –cambiando avión por helicópteros y drones-. El segundo nos invita a hundir los pies en el musgo y bañarnos en las fuentes termales del extenso y brillante paisaje islandés. Y el tercero juega a confundir la diégesis y lo incidental en el terreno de las emociones a través de músicos que son el alma –visible e invisible a la vez- de la protagonista: una banda que enciende la llama de la batalla (el lado masculino), una trío de chicas que recuerdan que existen otras formas de luchar (el lado femenino), un pianista que busca el sentimiento (el lado humano), y hasta una relojería donde el más pequeñito de los despertadores aporta su tic-tac (el lado del mundo).

"La Mujer de la Montaña" (Woman at War) llega al SEFF2018

Pocos detalles sobran en una película en la que se disfruta hasta el idioma islandés. Un desarrollo ligeramente más complejo del turista y el ovejero, y un final sin tantos finales posibles habrían dado la matrícula de honor a esta obra indefinible. Aunque el hecho de las apariciones espontaneas y de las imágenes simbólicas que podían haber servido de broche final, acabando muchas veces antes de que acabara, forma parte de su virtud tan absurdamente real. No hay otra forma de definir La mujer de la montaña: una experiencial realmente extraña, bella, divertida, absurda y conmovedora.



LA MUJER DE LA MONTAÑA “WOMAN AT WAR” (2018)

Director: Benedikt Erlingsson
Reparto: Halldóra Geirharðsdóttir, Jóhann Sigurðarson, Juan Camilo Roman Estrada, Jörundur Ragnarsson
Género: Drama, ecologismo
Duración: 101 min.

No hay comentarios:

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *