NOTICIAS

15 de noviembre de 2015

SEFF 2015. Secuencia 6: The Childhood of a Leader...una pena.

INT. CINE SUR NERVIÓN – DÍA

OJOS
¡Qué ganas tenemos de ver esta peli!

VOZ DE MI CONCIENCIA
Yo también la tenía señalada junto con El Cuento de los Cuentos (donde, por cierto, también aparece Stacy Martin. Hace doblete en Sevilla) y La Langosta.

OJO IZQUIERDO
Me da igual lo que digáis, pero a mí no me disgusta el chico crepusculito. Como actor, digo. Aunque en Bel Ami, Historia de un Seductor, me dio bastante grima. Espero que no le maquillen igual ni le pongan las mismas pintas.

OJO DERECHO
A mí la que me gusta es Bérénice Bejo. Me encantó en The Artist. ¿Sabeis donde la vi por primera vez? En Destino de Caballero. Sí señor. Las cosas que descubre una. De doncella de la princesa a madre de un futuro Hitler imaginario.

OJO IZQUIERDO
¡Solo 27 años! Qué joven es el director ¿no?

VOZ DE MI CONCIENCIA
Deja de decir tanto ¿no?, ¿no? Y vamos a ver la peli.

Brady Corbet adapta libremente y con menos fondo un relato corto de Jean Paul Sartre, publicado en 1939, donde nos cuenta como podría haber sido la infancia de un teórico futuro dictador. Entre líneas, un Hitler. The Childhood of a Leader es una idea interesante que podría haber sido una gran película entre el drama, el thriller psicológico y el terror, llena de caras conocidas. Pero al joven director se le va de las manos.

Todo está exagerado por la música de Scott Walker, un compositor no muy conocido que entre sus composiciones cuenta con curiosidades tales como Bender's Big Score (2007) de Futurama. Desde los créditos ya nos está bombardeando con una música fortísima, estridente, agobiante y angustiosa que, acompañada de imágenes de archivo, parecen augurar un gran largometraje. Craso error, las imágenes y la forma de contar la historia no pertenecen al mismo pentagrama. Las notas, con sus salidas de la tonalidad y su estruendo, quieren hacer al niño una criatura siniestra que no acabamos de ver. Por mucho que la película se base en una historia de profecía, no hay un Damien, ni Scott Walker es Jerry Goldsmith.
Con música o sin ella, nada parece conducir a la finalidad que se espera del título. La división en capítulos no tiene ni pies ni cabeza -¿Primera, segunda y tercera rabieta? ¿En serio?- La oscuridad y la atmósfera fría son algo excesivas. Solo el reparto y la intriga por ver que pasa y si la cosa mejora sostienen las casi dos horas de película que, al fin y al cabo, se ven.

Y al final… ¿Qué es lo que pasa exactamente? ¿Por qué la cámara se vuelve loca? ¿Será que la música le ha dejado paranoica?


OJO IZQUIERDO
Se comenta que los tímpanos han cerrado por obras.

OJO DERECHO
No me extraña, es que la música no pega nada. Creo que al compositor le dieron a la película equivocada. O eso, o al director el quedan aún algunos años.

VOZ DE MI CONCIENCIA
Una pena. Esperaba mucho más. Juventud divino tesoro…en la grandilocuencia no está la solución. Ya aprenderá.



(CONTINÚA)

Sigue a De Fan a Fan en redes sociales

No hay comentarios:

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *