NOTICIAS

27 de julio de 2015

Pixar vuelve a poner nuestras emociones "Del Revés" con su nueva película [Crítica]

Tratar de definir lo que son las emociones es una encomienda bastante difícil, según los psicólogos profesionales, por lo que es más sencillo intentar enumerarlas. Lo que sí está claro, es que las emociones se diferencian del pensamiento, los sentidos y la memoria. Ahora bien, de esa interminable lista de emociones, Pixar ha elegido 5 de ellas: alegría, tristeza, miedo, ira y desagrado, para que, con toda la magia que caracteriza a esta genial casa de animación, aquéllas tomen vida en la mente de una pequeña niña.

Las emociones de "Inside Out"

 Pixar Animation Studios viene a presentarnos su décimo-quinto largometraje titulado “Del revés”, que cuenta la historia de la pequeña “Riley” (Kaitlyn Dias) y el viaje que haremos al interior de sus emociones, donde cada una de éstas tendrá un papel preponderante para su vida futura.

Las emociones comienzan con “Joy” (Amy Poehler), que viene a representar la alegría, la felicidad, el placer o la dicha que la niña experimenta en cada una de sus interacciones con el mundo exterior, principalmente con sus padres, “Papá” (Kyle MacLachlan) y “Mamá” (Diane Lane).

Después está “Sadness” (Phyllis Smith), que es la tristeza que embarga a “Riley”, cuando está siente congoja, pesar o melancolía; por supuesto que el miedo no podía faltar, personificado por “Fear” (Bill Hader); otra emoción básica que cuenta con personaje en este film es la ira, representada en “Anger” (Lewis Black); para finalizar con el desagrado, en manos de “Disgust” (Mindy Kaling).

"Riley" es una niña sociable, simpática y afable, así que su emoción principal es la alegría, es decir, “Joy”, quien se convertirá en el eje conductor de la historia.

Ante el cambio de residencia de Minnesota a San Francisco, “Riley” experimenta una desestabilización emocional que cimbrará la ordenada estructura que mantenía “Joy” respecto a las otras emociones; éstas, “Sadness” (tristeza), “Fear” (miedo), “Anger” (ira) y “Disgust” (desagrado) comienzan a tomar un rol más protagónico en la psique de la pequeña y en consecuencia, en sus reacciones para con sus padres.

Riley, la protagonista de "Inside Out"

Esta penosa situación comienza por desgajar los cinco pilares de “Riley” (que son alimentados por los “pensamientos centrales” de la chiquilla), a saber: “las boberías” (los tontuelos juegos con sus padres), “la amistad” (sus amigos que deja en Minnesota), “el hockey” (su pasión y su interés principal), “la honestidad” (el nunca cometer actos reprobables) y “su familia” (el núcleo de su amor), por lo que “Joy” necesitará de toda su habilidad y audacia para que “su mundo” no se desmorone por completo, confiando con la cooperación, claro está, de las otras cuatro emociones ya mencionadas.

Pete Docter, el responsable principal de esta urdimbre emocional, tiene antecedentes que permitían vislumbrar un metraje con espléndidos resultados, no por nada recibió un merecido Oscar® por su film “Up” (2009), y cómo olvidar esa tierna y divertida maravilla animada que fue “Monstruos, S.A.” (2001).

Este geniecillo de la animación cuenta en sus alforjas como escritor con destacadísimas películas como la saga de “Toy Story” y “Wall-E. Batallón de limpieza”. En su mente pudo concebir esta extraordinaria trama: cómo las emociones toman vida en la mente de “Riley”, además de la divertida interacción entre aquéllas y lo determinantes que resultan ser en la vida de la niña; todo esto no es más que una muestra de la cima creativa que ha alcanzado este escritor y brillante cineasta.

Es una delicia visual y argumental la locuaz dicha de “Joy”, la cómica irritabilidad de “Anger”, el divertido temperamento pálido de “Fear”, el socarrón desprecio de “Disgust” y la melancolía de “Sadness”, que a cada momento manifiesta sus chuscos pesares.

Alegría y Tristeza en "Inside Out" (Del Revés"

Asimismo, el originario de Minnesota (un guiño que incide en su guión), tiene el enorme acierto de colocar un personaje que, a mi parecer, fue el más entrañable de todos, el amigo imaginario de “Riley”, quien la acompañó en los momentos más felices de su infancia. No lo pierdan de vista, les encantará.

Docter tiene la habilidad de tocar un momento muy importante en la vida de “Riley” y que significará un punto de inflexión en la vida de ella, y Pete no sólo lo hace muy divertido, sino también con un fino toque de reflexión que conmueve.

Docter nació para la Casa Pixar, pues ambos se esmeran en presentar productos frescos, de calidad, que mueven la fibra del corazón y todo ello con el eje clave de su vasta creatividad: la intensa diversión. Gran cosa.


Sigue a De Fan a Fan en redes sociales

1 comentario:

Lisey de Oz dijo...

Pinta muy bien. Me encantó Monstruos S.A. En cuanto pueda iré a verla. Saludos!

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *