NOTICIAS

6 de octubre de 2014

Crítica de 'Coherence', un film de ciencia ficción incoherente.

Hacer un film que consiga perdurar en la memoria de los espectadores es difícil, y aunque el director de Coherence, James Ward Byrkit (un encargado de los storyboards de la saga "Piratas del Caribe), ha intentado grabarse en nuestra memoria con un extraño film que mezcla elementos de ciencia ficción, el resultado no ha resultado especialmente positivo.

Crítica de Coherence
Dicen que esta película está entre la ciencia ficción y el thriller psicológico. Personalmente, no los percibo por ningún lado. Siempre intento ser justo en mis valoraciones y sacar aspectos positivos de todas las películas que veo. Pero ahora mismo me resulta imposible hacer eso. Porque Coherence es una cinta bastante incoherente, liosa, absurda y que en ciertos momentos produce cierto grado de hilaridad que resulta necesario para poder sobrellevar mejor la experiencia. Desde luego, hay algo que sí que es positivo en esta cinta: el metraje. Los espectadores darán gracias a los dioses porque dure una hora y veintipocos minutos.

¿Qué cuenta Coherence? Pues todo transcurre en una cena de amigos. Esa noche, va a pasar un cometa, bautizado Miller. Una de las mujeres que está cenando cuenta unos acontecimientos que tuvieron lugar en Finlandia a comienzos del Siglo XX. Pasó un cometa que hizo que los habitantes de un pueblo se trastornaran. De hecho, una mujer llamó a la policía diciendo que el hombre que estaba junto a ella no era su marido, porque lo había matado la noche anterior. A raíz de todo esto, la película plantea: ¿Podría volver a suceder lo mismo?

El director, James Ward Byrkit, que además es el guionista y productor ejecutivo de la película, se ha empapado de lecciones de física cuántica, y se ve que le han sentado especialmente mal, porque todo pretende girar alrededor del experimento del Gato de Schrödinger.

Nicholas Brendon en Coherence
Brendon ya no es el adolescente que cazaba demonios para Joss Whedon
La cuestión (que vimos en The Big Bang Theory) es muy sencilla: un gato metido en una caja. El animal puede estar vivo o puede estar muerto. Dos realidades diferentes, que se entrecruzarán, debido a un hecho fortuito. El film quiere ser una metáfora de ese experimento. Los amigos son el gato, la casa en la que están es la caja, y experimentamos un recorrido psicoapocalíptico por diferentes realidades, donde los personajes se encuentran con dobles de sí mismos que pueden ser malos o buenos. Lo que está claro es que el director ha reunido a un grupito de amigos suyos (entre los que destaca Nicholas Brendon, uno de los protas de "Buffy Cazavampiros"), no se han gastado nada y desde luego, él mismo, se ha hecho un lío con la física.

Hay films que tienen numerosos fallos de guión pero que, a la hora de la verdad, no tienen pretensiones de ningún tipo salvo las de entretener y hacernos pasar un buen rato. Normalmente este tipo de películas no resultan molestas; pero creo que films pretenciosos como Coherence sí que resultan molestos y sobretodo te hacen preguntarte cómo es posible que ganen premios en festivales supuestamente serios.

Sintiéndolo mucho, no puedo darle el aprobado, pero siguiendo la política de esta web, os invitamos a que, si os atrevéis, descubráis a lo que me refiero por vosotros mismos a partir del 24 de octubre,  aunque ya conocéis el dicho... ¡Quien avisa no es traidor!



Sigue a De Fan a Fan en redes sociales

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ramiro, jomío. Tal vez podrías explayarte un poco más tú y explicar esas premisas que nos vendes. Porque realmente no explicas el porqué no te gustó o no le das el aprobado. Me recuerda cuando te mandaban hacer un trabajo sobre un libro en Lengua y la gente ponía: "me molò un montón un 10. Me gustó mucho un 6. Es una mierda un 0. Etc, la profe con cara de cuadro: pero por qué, por qué un 6 y no un diez, por qué te ha gustado tanto."
Saludos.

José Joaquín G.H dijo...

Anónimo: Creo que Ramiro ha dejado claro que se trata de un film pretencioso que no cuemple con las expectativas que genera... pero en fin, todo es cuestión de opinión.

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *