NOTICIAS

7 de enero de 2018

'Una vida a lo grande': Más que una historia en miniatura [CRÍTICA]

Crítica de 'Una vida a lo grande'

Alexander Payne, director de Entre Copas y Los Descendientes, nos trae "Una vida a lo grande"
, una nueva película en la que nada es lo que parece. Sí, conocemos su trama por los trailers y por algunas cosas que cuentan de ella, pero nadie ha logrado llegar más allá de lo obvio en este film, y es que su esencia es mucho más sencilla de lo que pueda parecer a simple vista. Esto es por lo que es una de las grandes películas que he visto este año y aparece en mi ranking personal que podéis leer en este blog. La revista Vanity fair y otros ya la están poniendo como de las peores del año. Craso error e incomprensible. ¿Seguro?  Veamos.

"Una vida a lo grande"  nos lleva a un mundo en el que un científico noruego ha descubierto un método para luchar contra el cambio climático y la superpoblación: la miniaturización de los seres humanos. Con esto se supone que se va a consumir mucho menos, se verterán menos residuos y por lo tanto la salvación del planeta está asegurada. Enseguida comienza toda una campaña para llevar a cabo dicha transformación, y es en este punto donde empieza la historia de Paul Safranek (Matt Damon), un hombre con un trabajo sencillo y una vida repleta de facturas y dificultades. La miniaturización se presenta como una gran oportunidad para él y su esposa, por lo que ambos acceden a ella. Lamentablemente, Paul descubre, una vez hecho el proceso, que se ha quedado solo, que su mujer no lo va a hacer y que quiere el divorcio.

Matt Damon en Una vida a lo grande

A partir de este momento, una nueva vida empieza para él. Una Vida a lo Grande, ya que la miniaturización no ha cambiado nada de la naturaleza de los seres humanos, y tampoco ha supuesto el fin de todos los problemas referentes a nuestro planeta. Aun así, Paul buscará en su interior, en amigos como Dusan (Christopher Waltz), el sentido de su vida. ¿Quién es él? ¿Para qué está en este mundo? Esas son las preguntas fundamentales, que todos en algún momento nos hemos hecho, y que el protagonista intenta responder a lo largo del film. Todo ello, enmarcado con la madre del cordero, con el motivo por el que muy seguramente, esta se convertirá en una película odiada, denostada o intentarán al menos que pase sin pena ni gloria. Y es que no es muy buena con los adalides del cambio climático ni con los mantras de los bienpensantes modernos referentes al progreso. Pero claro, la mayor parte de los opinadores que la han visualizado solo venderán lo que ellos crean oportuno. Y es que, si hay algo que tiene este film, no es solo que lance una potente crítica al ser humano, sino que subyace un asunto más importante: nuestra capacidad para mejorar las cosas.

Una de las mejores películas que he visto este año. Repleta de momentos estelares, con grandes interpretaciones y un relato sugerente que nos quiere llevar más allá de lo aparente. Una vida a lo grande, es una diminuta belleza, no es la perdáis.

No hay comentarios:

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *