NOTICIAS

3 de octubre de 2017

Crítica de 'Blade Runner 2049', la esperada secuela del clásico de la ci-fi

Ryan Gosling y Harrison Ford en Blade Runner 2049
Comienzo este análisis de la película advirtiendo que no voy a contar nada del film. No solo porque aborrezco las críticas con spoilers sino porque el director de la cinta, Dennis Vileneuve, ha mandado un mensaje a los críticos en el que nos pide que mantengamos los secretos de la película y no desvelemos nada de la trama para no privar a los futuros espectadores de su descubrimiento.

Todo aquél que me siga habitualmente sabe que lo único que hago es analizar aspectos concretos de las películas sin entrar nunca a desvelar nada de la trama. Así que aquí voy a dar un paso más allá y es que me limitaré a glosar la sinopsis del film en las menos palabras posibles. ¿Por qué? Pues porque Blade Runner 2049 lo merece, porque es una auténtica maravilla y porque el placer de descubrirla por ti mismo sin haber visto tráilers ni avances, es uno de los mayores que hay en esta vida.

Lo primero que voy a aclarar es que Blade Runner 2049, no es un reboot, no es un remake, no es una nueva versión del clásico, no es un nuevo montaje del director, no es ninguna de las cosas que seguramente van diciendo algunos en blogs y páginas especializadas en fake news. Es una continuación de lo que vimos anteriormente. Una segunda parte muy arriesgada para numerosos fans del mundo entero, pero que un director como Vileneuve ha sabido dirigir con mucha solvencia, demostrando no solo que le encanta la ciencia ficción, sino que sabe narrar, que sabe contarnos una historia con giros interesantes, con tensión y manteniendo nuestro interés desde el comienzo hasta el bello final. Salí de la película pensando en algo: Me encantaría una película de Star Wars dirigida por este artista. Soñar es gratis.

Jared Leto en Blade Runner 2049
Jared Leto

Situada treinta años después de los acontecimientos de la anterior entrega, el nuevo Blade Runner llamado K (Ryan Gosling) sigue cumpliendo con la misión principal de estos agentes de la ley: perseguir y descartar a los antiguos modelos de los replicantes Nexus. En su investigación, se topa con unas interesantes pistas procedentes del pasado. Un pasado relacionado con el ex agente Rick Deckard (Harrison Ford). Aquí es donde comienza la búsqueda del veterano Blade Runner para descubrir algo que puede cambiar el mundo para siempre. Y hasta aquí puedo relatar de la sinopsis.

Otro asunto importante que debo mencionar es que Blade Runner 2049 no es una película de pim pam pum toma lacasitos dirigida específicamente a las nuevas generaciones de espectadores acostumbrados a productos de entretenimiento fácil (los hay muy disfrutables) o de cosas ya más inanes y absurdas tipo el Spider-Man milenial que últimamente nos han intentado colar; Blade Runner 2049 es un relato intenso, narrado de forma pausada, que requiere un pequeño esfuerzo por nuestra parte para poder abarcarlo.

Sylvia Hoeks en Blade Runner 2049
Sylvia Hoeks

Precisamente esa es una de las cosas que más me gustan de la película, que no hay ninguna injerencia de ningún genio del marketing para intentar llegar al público masivo. La cinta se mantiene en una línea concreta, es fiel a ella y a los espectadores que la hemos visto cuando éramos niños y la hemos vuelto a disfrutar después. Blade Runner 2040 es un ejemplo de cómo un director da otro paso para convertirse en un gigante.

Espero que tengáis el mismo placer que yo al descubrirla, ya que creáis o no creáis en los milagros, este nuevo trabajo de Vileneuve no dejará impasible a nadie.

No hay comentarios:

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *