NOTICIAS

2 de julio de 2017

Crítica de 'Baby Driver': ¡Pisa rápido que tengo prisa!

Ansel Elgort es "Baby"
Partiendo con la premisa de incluir un gran plantel de intérpretes a la producción británica y un título cuanto menos llamativo y fácilmente recordable comoBaby Driver”, nos adentrábamos en una aventura insulsa, que no aporta nada significativo al universo fílmico ni en la que tampoco pueden relucir, como deben, las estrellas que comparten escena en este thriller que se estrena el próximo viernes veraniego 7 de julio.

“Baby Driver” cuenta con Ansel Elgort (Saga Divergente) a la cabeza del cartel acompañado de Lily James (Cenicienta), Jamie Foxx (The Amazing Spider-Man 2), Jon Hamm (Mad Men), Kevin Spacey (House of Card), Eiza González (Sueña Conmigo) y Jon Bernthal (Corazones de acero), todos ellos bajo la dirección y con historia del cineasta Edgar Wright responsable de piezas cinematográficas como “Scott Pilgrim contra el mundo” o “Shaun of the Dead (Zombies Party)”.

La película nos presenta a un insólito y enigmático joven que no se separa de sus auriculares con música y al que llaman y todos conocen como “Baby” (Ansel Elgort). El chico es diestro en conducir coches y se dedica a transportar a equipos de ladrones que trabajan para el hermético mafioso Doc (Kevin Spacey).

Edgard Wright junto a Kevin Spacey, Jamie Foxx y otros miembros del reparto de Baby Driver
Edgard Wright junto a Kevin Spacey, Jamie Foxx y otros miembros del reparto de Baby Driver
Con un póster de estilo ochentero muy a lo “Drive” de Nicolas Winding Refn, el primer largometraje que fácilmente nos viene a la cabeza por tratarse de cine noir unido a atracos y robos cuyo protagonista es poco menos que podría ser un corredor de fórmula 1 al volante de un coche, echamos un primer vistazo a “Baby Driver”, un ejercicio que también tiene reminiscencias al clasicazo de culto “Taxi Driver”, pero ninguna de estas cintas del mismo género son comparables en cuanto a la calidad argumental que tiene la película del realizador de Dorset que está muy por debajo de estas, sin entrar en el campo de actuaciones.

Cierto es que la película no intenta tomarse en serio, utilizando como principal recurso el humor negro y la frivolidad de un héroe que domina las cuatro ruedas y solo padece cuando su estimada damisela puede encontrase en apuros y su padre adoptivo está en una posición de peligro. Ni frío ni calor, ni nada por el estilo. Y ya el papel que juega el desperdiciado actor Jon Hamm mayoritariamente conocido como por su registro de Don Draper en la fabulosa serie de la pequeña pantalla “Mad Men” como villano de la función resulta hasta irritante a la par que redundante, manido y trillado, cual Terminator como una máquina indestructible, con una previsibilidad apabullante en cuanto lo que será su destino final.

Con matones como Foxx y Hamm, Baby y su novia están en aprietos...
Con matones como Foxx y Hamm, Baby y su novia están en aprietos...
Personalmente, lo que destacaría a favor de “Baby Driver” son las escenas de acción y la toma completa que se construye como “plano secuencia” en la que perseguimos al actor por las calles mientras aparecen los créditos iniciales.

Como siempre, habrá a quien le guste el film, pero en mi caso, pese a haberla disfrutado de forma gratuita gracias a los amigos de Sensacine.com, no puedo recomendarla.



No hay comentarios:

Premio del Público

¡Contáctanos!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *