Estela Plateada: Parábola de Stan Lee y Moebius

Todo lo bueno vuelve y así, tras muchos años sin ser reeditado en España, Panini Cómics ha lanzado uno de los cómics Marvel más personales y maravillosos que se hayan realizado nunca: Parábola, de Stan Lee y Moebius. Esta obra supone la única colaboración entre dos genios en sus respectivas disciplinas: Stan Lee como guionista y Jean Giraud, Moebius, como ilustrador.

A pesar de hacer girar la historia sobre dos de los personajes más cósmicos del Universo Marvel, el marco temporal en el que suceden los hechos que se relatan es indefinido, quizás en un futuro no muy lejano donde los superhéroes han desaparecido casi en su totalidad, cayendo en el olvido por la humanidad. Para apoyar más esta idea de alejamiento del Universo Marvel tradicional, vemos como el único héroe que todavía permanece entre nosotros es Estela Plateada, precisamente por el castigo impuesto por Galactus de no poder abandonar jamás este planeta. Por ello, es Norrin Radd, Estela, el único que se erige en defensor de los hombres, que han caído en la barbarie y el caos por la llegada de Galactus, su antiguo señor y actual carcelero.

ESTELA, EN SU AFÁN DE PROTEGERNOS, DESPIERTA AUN MÁS LA IRA DE GALACTUS

La llegada de Galactus a la Tierra provoca el terror inicial seguido más tarde por un caos generalizado, pues el plan de tan poderosa criatura es que la propia humanidad se destruya a sí misma, para no faltar a su promesa hecha tiempo atrás (a Reed Richards, de los 4 Fantásticos) de no saciar su hambre con nuestro mundo. Estela Plateada decide intervenir ante la maldad de su antiguo amo, enfrentándose no sólo con este sino también con los humanos cegados por la majestuosidad y la omnipotencia de Galactus.

El título del cómic, Parábola, hace referencia a como Norrin Radd, cual mesías, elige salvar una humanidad que le teme y desprecia por ser un alienígena con grandes poderes. No podemos obviar los paralelismos que establece, no sabemos si conscientemente o no, Stan Lee entre Silver Surfer y Jesucristo, los dos dispuestos a sacrificarse ante su padre y creador por una humanidad ingrata y desbocada. Desde sus inicios como guionista de cómics, Lee intentó escribir un tebeo sobre Dios. Al ser consciente de la controversia que eso podría generar en la sociedad americana de los años 60´s, el autor desistió de su intento. Aunque no totalmente.

FRAGMENTO DE LA PORTADA DEL #71 DE MARVEL AGE, REALIZADA POR MOEBIUS

Lee continuó intentando plasmar en las páginas de sus cómics a seres casi omnipotentes, creando a Galactus junto a Jack Kirby en 1966. Y claro, todo dios debe tener sus mesías, y ahí es donde entran en juego los Heraldos de Galactus, seres extraordinarios por distintos motivos dotados del poder cósmico por Galactus con el fin de buscar planetas con los que saciar el hambre de energía vital de su señor. Así, el paralelismo entre la divinidad y Galactus y sus Heraldos, queda establecido haciéndose especialmente patente en esta obra.

Tras conocerse en una convención de cómics, el artista francés Moebius y el guionista norteamericano Stan Lee decidieron realizar conjuntamente un cómic de superhéroes. Y qué mejores personajes del Universo Marvel para ser plasmados por el lápiz de Moebius que Galactus y Estela Plateada. Parábola apareció en dos entregas, una en diciembre de 1988 y otra al mes siguiente. El trabajo no apareció en formato tomo expresamente por deseo del artista francés, pues quería ver su nombre al menos una vez en un comic book americano. Y lo consiguió. Una lástima que la experiencia no haya vuelto a repetirse.

MOEBIUS RETRATÓ UN GALACTUS OMNIPOTENTE COMO POCOS LO HABÍAN HECHO ANTES

El estilo gráfico es el de Moebius, no el de Jean Giraud, más adecuado para obras como Blueberry, un estilo que le sienta como un guante al superhéroe plateado. De hecho, si nos olvidamos por un momento que los protagonistas de Parábola pertenecen al Universo Marvel, podrían ser perfectamente creaciones originales de Moebius, como su personaje Arzach. El Galactus de Giraud es uno de los más impresionantes que hayan sido dibujados nunca, con una majestuosidad y una sensación de omnipotencia que pocos han logrado plasmar en una viñeta.

El guión de Stan Lee, plagado de lenguaje retórico, como si de una parábola bíblica se tratara, convierte al personaje de Estela Plateada en una especie de profeta que adoctrina una humanidad que adora falsas deidades, en este caso a Galactus. Incluso, podría decirse que el cómic escrito por Lee es demasiado aleccionador por la cantidad de proclamas puestas en boca de Silver Surfer, como "Todas sus heridas se las infligen ellos mismos", o "La pureza se halla en el alma, no en el lugar de nacimiento", por poner dos ejemplos. Pues bien, Parábola abunda mucho en tales frases, que convierten al cómic en una lectura casi adulta, más que dirigida al público joven al que inicialmente iba destinado.

SPIDER.MAN, VISTO POR MOEBIUS

La estupenda edición de Panini se abre con un prólogo de Stan Lee y un estudio sobre la obra escrito por Raimon Fonseca, ambos de lectura recomendada. El tomo se cierra con el proceso creativo de Moebius contado por él mismo: la historia, los personajes, la páginas que el artista francés quiso redibujar, el color en las sucesivas ediciones de la obra y la rotulación. Las páginas finales están llenas de bocetos, viñetas descartadas e ilustraciones de superhéroes Marvel vistos por Moebius. En definitiva, toda una gozada para los amantes del arte de Moebius y el cómic americano de superhéroes, una combinación que ha sido llevada pocas veces a los extremos de calidad que hemos disfrutado con Silver Surfer: Parábola.

ESTELA PLATEADA: PARÁBOLA
Panini Cómics
Correspondencia original: Silver Surfer Parable #1 y #2 USA
Guión: Stan Lee
Dibujo: Jean Giraud, Moebius
Libro tapa dura, 80 págs.
PVP: 9,95 €

Píldoras Musicales - Sôber: Superbia

La semana pasada escuchábamos el disco The Flame, de Dover. En la entrada de esta semana continuamos con un grupo español bastante conocido (no os asustéis, no es ECDL) y que tras haber sufrido algúm que otro altibajo, han sabido mantenerse; es el caso de Sôber y su disco Superbia.

Para quien no los conozca, Sôber es un grupo que nació en 1994 con los hermanos Carlos (vocallista y bajista) y Jorge Escobedo (guitarrista) junto a Antonio Bernardini (guitarrista) y Elías Romero (baterista). Después de unos inicios un poco confusos, que incluían quiebras de productoras hasta cambios de baterista, consiguen grabar su primer álbum de estudio (Torcidos) bajo su propio sello musical: Sôber Records; seguido de Morfología y Synthesis (ambos muy en la línea del grupo). Tras empezar a tocar con grupos como Dover o HIM, publican su trabajo de mayor éxito, Paradÿsso, llegando a ser disco de platino y con el éxito que obtuvo, sacaron Reddo en 2004. Tras diez años tocando, la banda se divide en dos proyectos paralelos: Savia (Carlos Escobedo y Alberto Madrid, batería que sustituyó a Elías Romero) y Skizoo (Antonio Bernandini y Jorge Escobedo). Posteriormente tiene lugar la trágica muerte de Alberto Madrid en un accidente de tráfico (30 de Noviembre de 2006).

No es hasta el 1 de Enero de 2010 cuando Sôber renace (esta vez con Manuel Reyes de baterista) con su trabajo De aquí a la Eternidad, el cual incluye una pista instrumental en memoria de Alberto Madrid titulada Ocaso. Y finalmente en Mayo de 2011 salió a la venta Superbia, último trabajo de la banda.

Superbia es un discazo, se mire por donde se mire. Y creo que buena parte de los lectores coincidirán conmigo respecto a este álbum. Lo primero que transmite al oírlo es la fuerza característica del grupo, tanto en temas puramente metaleros como en baladas y "pseudobaladas" (Tic Tac). Os recomiendo encarecidamente que le echéis un vistazo, es gustará.

Los temas que os destaco del trabajo son: La Araña, 666, Tic Tac (por esta digo lo de "pseudobalada"), Umbilical y Náufrago. Sin más, me despido hasta la próxima semana.



Otros artículos interesantes